serenidad

Sentarte una y otra vez, empezar a sentir la respiración y perderte una y otra vez, al principio sin darte cuenta, siquiera, que estás perdido, y poco a poco tomando consciencia de que el torbellino de pensamientos te ha atrapado. Y volver a la respiración, tras darte cuenta. Y gracias a la práctica y al sentarte …

3 días

Tres días. Ni más, ni menos. Tres días en los que me he sentado sobre el cojín diez minutos por la mañana y otros diez minutos por la tarde. Diez minutos en los que he intentado estar presente acompañando mi respiración. Diez minutos en los que iba al ritmo de inspiraciones y expiraciones. Diez minutos en …