desorden hermoso

image by Jordan Whitt Volvía de Gipuzkoa, a eso de las cuatro de la tarde, y por mucho que el tímido sol de abril haya decido jugar al escondite con las nubes, siempre juguetonas y siempre presentes por esos lares, Leitzaran lucía un encanto real, sin artificios, con las casas blanqueadas, sí, pero con los bajos …